DOPAMINA:

¡TODAS NUESTRAS DECISIONES DEPENDEN DE ESTA SUSTANCIA QUIMICA EN EL CEREBRO!





















¡Cada día los científicos penetran más y más

en los misterios del cerebro! No sólo

quieren determinar cómo funciona el más complejo

de los órganos en el cuerpo humano, sino

también cómo se producen nuestras ideas, por qué

tomamos determinadas decisiones,

y por qué nos comportamos de una forma

en específico ante ciertos estímulos.



Entre las nuevas comprobaciones científicas que se están realizando en la actualidad con respecto a las reacciones químicas que toman lugar en el cerebro humano y nuestra manera de comportarnos, una sustancia ha estado cobrando  especial importancia: la dopamina. Además de desempeñar un papel crítico en la forma en que los animales y las personas responden a las sustancias adictivas y estimulantes (como la heroína, las anfetaminas, la cocaína, el alcohol, y la nicotina... entre muchas otras), la dopamina ha  de-mostrado que influye decisivamente en muchas otras formas del  comportamiento humano. Por ejemplo:


  1. Bullet Si nuestro nivel de dopamina en el cerebro es elevado, escucharemos voces, presentaremos alucinaciones, y nos invadirán pensamientos negativos.

  2. Bullet En cambio, si los niveles de dopamina son bajos, ni siquiera podremos movernos. En el caso específico de los pacientes que sufren del mal de Parkinton (una enfermedad en la cual las células del cerebro que producen dopamina se van degenerando progresivamente), éstos se sentirán prisioneros dentro de su propio cuerpo, deprimidos y tristes.


Esta amplia influencia de la dopamina en el comportamiento humano se ha convertido en un atractivo irresistible para los cie-tíficos, quienes no cesan de investigarla constantemente, al punto de que ahora aseguran haber realizado otro importante hallazgo.


  1. BulletBasados en una serie de experimentos recientes, algunos especialistas consideran  haber descifrado el funcionamiento en el cerebro de un sistema simple de recompensa ––basado en la dopamina, desde luego––  que le permite al ser humano valorar las posibilidades que se le presentan para tomar una decisión; basándose en la decisión tomada, actuará de tal o cual manera.


Este sistema de recompensa simple ha recibido el nombre de sistema de dopamina. Y aunque los nuevos conceptos científicos sobre este mecanismo de comportamiento basado en la acción de la dopamina (el cual no es exclusivo del hombre, sino que también está presente en todos los vertebrados, crustáceos, e inclusive en los insectos) son solamente hipótesis que requieren ser comprobadas, muchos investigadores prominentes están involucrados en estudios más profundos sobre la acción de la dopamina en el cerebro, ya que podrían obtener una explicación hasta por qué a veces insistimos en actuar equivocadamente (por ejemplo, el error que cometen una y otra vez los jugadores que pierden dinero en un casino, hasta quedar arruinados; vea el recuadro que se incluye en estas mismas páginas).



¡EL SISTEMA DE DOPAMINA ES

MUY PEQUEÑO... PERO INFLUYE EN

TODAS NUESTRAS ACCIONES!


La acción de la dopamina comienza en las profundidades del cerebro, en  varios grupos pequeños de células, las cuales todas juntas podrían alcanzar el tamaño de un grano de arena. Estas células (cuyo número aproximado podría ser de 100 millones, según estimados de los científicos) son las únicas productoras de dopamina en todo el organismo y forman largas fibras nerviosas (llamadas axones), las cuales alcanzan a miles de millones de otras células en casi todas las regiones del cerebro.

    Lo mismo que sucede con otros neurotransmisores, la dopamina le permite a las neuronas comunicarse entre sí, facilitando de esta manera la transmisión de las señales de una célula del cerebro a otra. Sin embargo, aunque la dopamina es sólo un pequeño sistema dentro de la increíble y sofisticada estructura del cerebro, su diminuto tamaño no guarda relación con la gran influencia que tiene en el comportamiento humano en sentido general, y  especialmente en la evaluación de las recompensas.

    Según el Doctor Terrence J. Sejnowski ––un neurocientífico del Instituto Médico Howard Hughes y del Instituto Salk (en La Jolla, California; Estados Unidos)–– el sistema de dopamina del cerebro permite evaluar las recompensas que provienen del medio ambiente o que son formadas en la propia mente:


  1. Bullet Cuando algo positivo nos sucede, este sistema libera dopamina, lo cual provoca que tomemos algún tipo de acción.


Aunque este proceso es extremadamente simple, el

Dr. Sejnowski sugiere que el sistema de dopamina funciona también a nivel inconsciente, proveyéndonos una guía para tomar decisiones cuando no existe tiempo para pensar las situaciones  más detenidamente. En este sentido, los experimentos recientes que se han desarrollado con abejas, monos, y también con seres humanos, proveen la base de todos estos nuevos conceptos con respecto a la dopamina, los cuales, aunque no han sido comprobados, “se encuentran dentro del ámbito de la especulación bien fundada”, según los científicos.



CUANDO EL SER HUMANO APUESTA... ¿COMO FUNCIONA

EL SISTEMA DE DOPAMINA?


Un importante estudio para comprobar cómo funciona el mecanismo del sistema de dopamina en el cerebro fue supervisado por el Doctor P. Read  Montague (en Houston, Estados Unidos) e involucró a un grupo de cuarenta personas, las cuales participaron en un experimento muy similar al realizado con abejas y flores artificiales con diferentes niveles de azúcar... sólo que éste realizado con seres humanos y con cantidades variables de dinero como recompensa, en vez de niveles de azúcar.


  1. Bullet Las personas se sentaron frente a una pantalla de computadora con dos botones básicos que deberían apretar: el botón A y el botón B.

  2. Bullet Cada vez que apretaban uno de estos botones, una barra vertical aparecía en la pantalla,  lo cual representaba un dólar: (1) Si la barra que aparecía estaba completamente coloreada, la persona ganaba un dólar. (2) Si sólo tenía color el 60% de la barra, la persona ganaba 60 centavos. (3) Si era el 30% de la barra el que tenía color, entonces ganaba 30 centavos... y así sucesivamente.

  3. Bullet La tarea a realizar por los participantes en el experimento consistía en apretar cualquiera de los dos botones y tratar de ganar la mayor cantidad de dinero posible, repitiendo la operación 250 veces.

  4. Bullet Los sujetos involucrados en el experimento se podían tomar todo el tiempo que quisieran para activar los botones de la computadora, y hasta podían anotar cualquier estrategia que desearan probar para obtener la mayor recompensa.

  5. Bullet Sin embargo –al igual que ocurrió con las flores amarillas y azules que se les presentaron a las abejas–– este juego estaba previamente ajustado por el Dr. Montague: el botón A ofrecía recompensas más pequeñas pero más numerosas; el botón B ofrecía  recompensas más grandes pero no frecuentes.


“Curiosamente, casi todas las personas que participaron en el experimento se comportaron igual que las abejas”, explica el Dr. Montague. “Comenzaban  escogiendo el botón A, el cual inicialmente les daba una excelente recompensa durante varias pruebas... sólo que después las ganancias decaían y se daban cuenta de que sólo estaba obteniendo unos 10 ó 5 centavos cada vez que apretaban el botón... no más. Su sistema de dopamina no podía tolerar esta situación, por lo que casi todos tomaron la decisión de activar el botón B. Sin embargo, como el botón B había sido ajustado para que diera recompensas más grandes pero muchas menos veces, los jugadores tampoco se sentían felices con los resultados que obtenían, de manera que cambiaban rápidamente otra vez al botón A”.

       Todas las personas que continuaron cambiando de un botón a otro, ganaron mucho menos dinero que las que tuvieron más paciencia explorando las recompensas potenciales del botón B; pero sólo dos jugadores

––ambos especialistas en Física––   siguieron la más arriesgada y óptima estrategia de quedarse con el botón B.

       Según el Dr. Montague ––y muchos otros científicos que comparten su opinión–– ésta parece ser una de las razones por la que la mayoría de las personas pierde dinero al jugar: sus sistemas de dopamina, que se activan momento a momento para predecir las recompensas que se esperan, se  confunden cuando están perdiendo seguidamente, y comienzan a cambiar de estrategia con una frecuencia excesiva.



¿CONOCES EL NUEVO SITIO EN EL INTERNET

QUE TE INFORMA SOBRE

LAS NOTICIAS MUNDIALES

MAS IMPORTANTES DEL DIA...?

PULSA...


www.hormigasbravas.com


¡VISITA LOS DIARIOS DE MAYOR

CIRCULACION EN AMERICA LATINA Y ESPAÑA!